Se ha producido un error en este gadget.

Fundacion Luca

jueves, 10 de febrero de 2011

EL MALTRATO ANIMAL EN LA INFANCIA



El ser miembro Fundador de una de las organizaciones de bienestar animal más importantes de Latinoamerica y el ser Psicoanalista, me ha permitido entender, mas no justificar, un tema con el que nos enfrentamos de manera recurrente; el maltrato animal y la infancia; los primeros 7 años de vida del ser humano son los que determinaran su estructura psiquica y por lo tanto su comportamiento y modo de relacionarse con cualquier otro ser vivo y su entorno.

Es común que los niños proyecten en los animales; perro, gato o cualquier otro ser vivo indefenso el dominio y maltrato que ellos mismos reciben de sus figuras de autoridad (padres, hermanos o tutores), este maltrato puede ser de manera fisíca o psicologica; en el animal encuentran un canal de descarga de odio, angustias, represiones, sentimientos de inferioridad, etc.


Es interesante ver como los padres permiten y fomentan este maltrato y lo ven como “cosas de la infancia”, ignorando, que muy probablemente, estos síntomas son solo el inicio de una estructura sadica y sin limites, que no diferenciará la agresión para con él mismo o para con cualquier otro ser vivo.

Uno de los graves problemas que en la actualidad vive cualquier sociedad es el creciente desarrollo de la delincuencia y actos relacionados con la violencia.




Los animales no quedan excluidos de estos actos, al contrario, el abuso animal es un indicador que mide la violencia y criminalidad de una comunidad y sus integrantes.

Según el FBI y la Asociación Americana de Psiquiatría, las personas que hieren y gozan haciendo sufrir a los animales, manifiestan ese mismo comportamiento con los humanos.


Los expertos están de acuerdo en que los niños o jóvenes que hieren o matan a los animales nunca se les enseñó a identificarse y sensibilizarse con el sufrimiento de otros.

Robert Ressler, fundador de la Unidad de Ciencias del Comportamiento del FBI, al hablar sobre cómo emergen los asesinos en serie dice: “Estos son los niños que nunca aprendieron que está mal sacarle los ojos a un cachorrito”.


Si nota que su hijo deliberadamente maltrata a un animal no lo tome como un juego, éste comportamiento puede ser un síntoma de un posible trastorno de carácter y debe corregirse. Explíquele las consecuencias de sus actos, la injusticia, el dolor que ha causado y pídale que se ponga en el lugar del animal.


Enseñar la bondad y el respeto hacia los animales es el primer paso para que los niños se identifiquen con los sentimientos de los demás y sean más compasivos.

Obsérvese a sí mismo, recuerde que la bondad se enseña a través del ejemplo:

• Nunca golpee a un animal

• No abandone, regale o tire a ningún animal

• Sea responsable de sus animales de compañía y trátelos con amor

• Sea paciente con sus animales de compañía, inclúyalos en su vida permitiendo que su perro o gato viva con la familia dentro de la casa y pasen tiempo con ellos

• Haga algo por ayudar a un animal abandonado, herido o sufriendo en la calle

• En lugar de comprar un perro o gato en una tienda adopte de una asociación protectora un animal abandonado y explique a sus hijos la diferencia

• Colabore con una asociación local protectora de animales apadrinando un animal, o contribuya donando en especie o económicamente para su funcionamiento

• Practique y enseñe la Regla de Oro: “No hagas a los demás lo que no quieras que te hagan a ti”

Niños bondadosos serán adultos responsables y compasivos ante todo ser vivo.

Maricarmen Quiroga

Doctoranda en Fundamentos y Desarrollos Psicoanalíticos

Universidad Complutense de Madrid

Miembro fundador de Fundación Luca A.C.